Bolivia entre los tres países de América Latina que más talan árboles

Bolivia entre los tres países de América Latina que más talan árboles

Brasil y Perú no son los únicos países responsables de la deforestación en el Sur de América; el país vecino, como Bolivia, también ha contribuido. El año pasado, Bolivia perdió casi 300.000 hectáreas de bosque tropical, el cuarto más alto del mundo. De 2002 a 2020, Bolivia ha perdido 3,02 millones de bosque primario húmedo,

Brasil y Perú no son los únicos países responsables de la deforestación en el Sur de América; el país vecino, como Bolivia, también ha contribuido. El año pasado, Bolivia perdió casi 300.000 hectáreas de bosque tropical, el cuarto más alto del mundo.

De 2002 a 2020, Bolivia ha perdido 3,02 millones de bosque primario húmedo, lo que representó el 51% de su pérdida total de cobertura arbórea en el mismo período, según datos de Global Forest Watch.

El área total de bosque primario húmedo en el país andino disminuyó un 7,4% en este período de tiempo. De 2001 a 2020, Bolivia perdió 6,11 millones de hectáreas de cobertura arbórea, equivalente a una disminución del 9,5% en la cobertura arbórea desde 2000, lo que implica unas 2,67 gigatoneladas de emisiones de CO₂.

En Bolivia, de acuerdo con el estudio de Global Forest Watch, de 2001 a 2019, el 74% de la pérdida de cobertura arbórea ocurrió en áreas donde los principales impulsores de la pérdida resultaron en la deforestación.

Esto ha sido calificado como uno de los acuerdos más importante de la cumbre climática COP26 en Glasgow: los países asistentes se han comprometido a poner fin y revertir la deforestación para 2030.

No es la primera vez que los líderes del mundo hacen promesas de este tipo y muchos ponen en duda que los acuerdos se lleguen a poner en práctica en la fecha prevista. En 2014, Naciones Unidas anunció un acuerdo para reducir a la mitad la deforestación para 2020 y ponerle fin para 2030.

Luego, en 2017, estableció otro objetivo para aumentar las tierras boscosas en un 3% en todo el mundo para 2030. Pero la deforestación continuó a “un ritmo alarmante”, según un informe de 2019, con graves consecuencias para la lucha contra el cambio climático.

Sin embargo, se trata de un tema que los expertos no dudan en calificar de “urgente”. Y es que los bosques absorben grandes cantidades de dióxido de carbono (CO₂), uno de los principales contribuyentes al calentamiento global, por lo que la tala de árboles puede tener un gran impacto sobre la vida en el planeta.

La ONU dice que 420 millones de hectáreas de bosque se han perdido desde 1990 y la agricultura es la razón principal de esto. Ha habido algunos esfuerzos de reforestación, mediante el crecimiento natural o la plantación, pero los árboles necesitan años para madurar antes de que puedan absorber completamente el CO₂.

Durante la última década, se perdieron anualmente 4,7 millones de hectáreas de bosques, con Brasil, la República Democrática del Congo, Indonesia y Bolivia entre los países más afectados. Para muchos, es alarmante que tres países de América Latina estén en la cabeza de la lista.

Artículos relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *